Blog

Cómo mejorar el Autocontrol Emocional

¿Te has dado cuenta de si controlas tus emociones o son ellas las que te controlan a ti? ¿Has notado si necesitas controlar las emociones de los demás para encontrarte bien?¿Sabes cómo mejorar el autocontrol emocional?

Si necesitas tener todo bajo control para estar tranquilo y seguro, tengo que decirte que no vas por buen camino para saber cómo mejorar el autocontrol emocional. Si eres de las personas que piensa que todo depende de ti, que si no estás encima de los demás su vida sería un desastre, que tienes que estar pendiente de todo porque si no el mundo se pararía… ¡¡¡¡Debes estar agotado!!!!

Llevas un peso sobre tus hombros que no te corresponde. Pretendes controlar los pensamientos, las emociones y el comportamiento de los demás para que así las cosas vayan como tú quieres. Esto es imposible.

Otra forma de alejarse de cómo mejorar el autocontrol emocional, es la sensación de sentirte controlado por otros y por las circunstancias, creer que no tienes ningún tipo de control sobre ti mismo y tu propia vida.

Después de repetidas experiencias en las que crees no tener el control, no poder hacer nada para cambiar las circunstancias, aprendes a no actuar. Piensas que hagas lo que hagas no sirve de nada y aparece lo que se denomina indefensión aprendida.

Esta idea equivocada te lleva a sentirte mal contigo mismo y con la vida constantemente.

Tanto si crees que tienes que controlar todo como si crees que los demás o las situaciones te controlan a ti, no tienes autocontrol emocional que es lo verdaderamente útil y saludable.

Muchas veces el querer todo controlado precisamente lo que te produce es un descontrol de ti mismo, pues si las cosas no suceden como tienes pensado, te frustras y te enfadas. Pierdes los nervios y el control sobre tus emociones.

Si crees que los demás te dominan, hacen de ti lo que quieren, no tienes la capacidad para decidir por ti mismo y te sientes indefenso, estás dejando tu vida en manos de otros y no siendo responsable de ti mismo. En este caso también pierdes el control sobre tus emociones, porque te sientes triste, frustrado, infravalorado, …

El control tienes que dirigirlo siempre hacia tus emociones. Observa cómo te sientes en cada momento y lo que puedes hacer para cambiar o modificar ese estado. Las circunstancias no puedes cambiarlas, pero cómo las afrontas sí. Enfoca el control hacia lo que sí puedes manejar: tu autocontrol emocional.

0