Blog

Perfeccionismo

No voy a irme por las ramas, la perfección no existe. Si eres perfeccionista, pensarás que si existe, que tú sabes dónde está y cuál es la perfección. Ahora yo te pregunto, tú sabes dónde está y cuál es la perfección para ti, pero … ¿sabes cuál es y dónde está la perfección para mí? Lo que es perfecto para ti, no tiene por qué serlo para mí y viceversa.

La trampa del perfeccionismo es precisamente el no existir una meta concreta donde llegar y encontrar el “perfeccionismo absoluto”, el sumun de los sumun. Cuando alcanzas una meta donde está la perfección (para ti), en seguida te pondrás otra más alta para seguir perfeccionando. Si te das cuenta, nunca estarás conforme y seguirás exigiéndote más y más.

En el perfeccionismo existe una forma de pensar rígida y extremista, exigencia hacia uno mismo y los demás y una gran necesidad de control en todo lo que se hace para evitar cometer errores. Detrás de todo esto, se encuentra la baja autoestima. Cuando tienes miedo a no estar a la altura, a fallar, a no responder como se espera de ti… necesitas tener todo bajo control, necesitas hacer todo a la perfección.

La perfección desadaptativa te lleva a dedicar mucho tiempo a perfeccionar una determinada tarea, olvidando o dejando de lado otras que son más importantes para tu bienestar, y así, poder alcanzar una vida plena. Aprende a priorizar lo verdaderamente importante, lo que realmente te llena y a aceptar lo perfecto de la imperfección.

Quiérete como eres, permítete cometer errores, no hacer todo al cien por cien… Vive!!!

0